Autor: Ana Díaz

El demonio de Tasmania y su retorno a Australia

El demonio de Tasmania y su retorno a Australia

Según las revistas y periódicos consultados, el demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii) desapareció del continente australiano hace unos 3 000 años y quedó desterrado a la isla de la cual adquirió su nombre, Tasmania. Ahora, tres milenios después, un gran proyecto de cría en cautividad 

Perros capaces de detectar COVID-19

Perros capaces de detectar COVID-19

Para conseguir vencer esta batalla en la que nos encontramos a nivel mundial tenemos dos opciones. Una de ellas es conseguir la inmunidad grupal, algo complicado cuando la prioridad reside en evitar el contagio, además aún se desconoce cuánto tiempo podrían durar los anticuerpos. Otra 

Efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente

Efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente

Cuando fuimos encerrados debido al surgimiento del nuevo coronavirus o COVID-19, vimos cómo la naturaleza se abrió rápidamente paso. Pudimos observar cómo al reducir la actividad humana al mínimo muchos de los problemas que enfrenta el planeta hoy en día comenzaron a desaparecer. Pero ya hemos vuelto a la “nueva normalidad” y vemos cómo surgen nuevas amenazas. De ello trata el nuevo artículo de El Turdus: los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente.

¿Por qué el ser humano parece tener tan poca conciencia ambiental? ¿Cómo es posible que después de haber visto el mundo en el que podríamos vivir, siga habiendo acciones tan dañinas para el planeta? Ahora las calles, parques, bosques, ríos y océanos están llenos de mascarillas abandonadas por algún humano totalmente libre de empatía con la naturaleza.

La degradación de las mascarillas

Una mascarilla quirúrgica común puede tardar en descomponerse entre 300 y 400 años cuando son abandonadas en la naturaleza. Por el contrario, la degradación de las mascarillas FP-II o similares puede duplicarse en el tiempo.

Asimismo, mientras una mascarilla se degrada lentamente va liberando compuestos realmente dañinos para las diferentes formas de vida que existen en un ecosistema. La flora, la fauna y muchos microorganismos pueden ver peligrar su existencia como uno de los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente.

Por otro lado, existe la posibilidad de que estas mascarillas abandonen los ecosistemas terrestres y acaben con facilidad en los océanos. Así, se sumarían a los ocho millones de toneladas de plástico que se arrojan cada año a los mares y océanos.

Efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente
Máscaras faciales en diferentes etapas de degradación en el medio ambiente y espectros típicos FT-IR de las fibras degradantes, capa externa (a) e interna (b). Photo Credit: Dr. Oluwatoyin Fadare.

¿Cuáles son los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente?

Una de las medidas más generalizadas que han tomado los gobiernos de muchos países para frenar el contagio interpersonal del COVID-19 es el uso obligatorio o recomendado de mascarillas. Debido a esta decisión, el aumento en la producción y el consumo de mascarillas faciales en todo el mundo ha provocado un nuevo desafío ambiental.

Más plástico en los océanos

Las mascarillas de un solo uso, al igual que otros tipos de mascarillas desechables, están fabricadas con plástico. En concreto, las fibras que las componen son polipropileno, poliéster y mezclas de rayón. Según las investigaciones, muchos de estos materiales están llegando a vías fluviales, lo que aumenta la presencia de plástico en el medio acuático.

OceansAsia, una organización no gubernamental que promueve la defensa y la investigación de los medios marinos, ya advirtió de la presencia de mascarillas desechables en el océano de Hong Kong en febrero de 2020.

Gary Stokes, del grupo conservacionista OceansAsia, sostiene mascarillas quirúrgicas encontradas en las islas Soko.

El hecho de que las mascarillas faciales se hayan convertido en la nueva basura ambiental es una prueba de que la pandemia no está sirviendo para hacer que las personas sean más conscientes de sus actos con respecto a la naturaleza.

Al igual que ocurre con los plásticos de un solo uso, los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente pueden seguir rutas similares. De este modo, debido a su abandono y posterior degradación, podrían ser una nueva fuente de fibras microplásticas. Al fragmentarse y descomponerse pueden dar lugar a partículas de un tamaño inferior a los cinco milímetros, conocidas como microplásticos.

Según las investigaciones más recientes, las mascarillas podrían aumentar la acumulación de microplásticos en el medio ambiente muy rápidamente.

Oluniyi O. Fadare y Elvis D. Okoffo

Brote de nuevas enfermedades

Las mascarillas sirven para filtrar el aire respirado, de forma que muchas partículas víricas, bacterias y otras toxinas quedan atrapadas. Cuando se desecha una mascarilla de forma incorrecta e indiscriminada a la naturaleza tiene la posibilidad de actuar como un brote de enfermedades. Muchas de las partículas fijadas a la mascarilla pueden propagarse y contagiar patógenos invasores.

Trampa para muchos animales

Por desgracia, ya se han dado casos de animales que quedan atrapados en estos desagradables residuos humanos. Así, otro de los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente tiene repercusiones directas sobre la fauna.Un ejemplo muy sonado es el de la gaviota  cuyas patas quedaron atadas por los elásticos de una mascarilla. El ave, encontrada en Reino Unido, fue llevada rápidamente a una clínica veterinaria donde pudo ser atendida y liberada.

Gaviota con las patas atrapadas en una mascarilla. Photo credit: CNN Español

¿Cómo reducir los efectos de las mascarillas sobre el medio ambiente?

Si bien prohibir el uso de las mascarillas faciales no es una opción ya que se ha demostrado sus efectos positivos para controlar la pandemia del COVID-19, se deben buscar otras vías.

Una de estas vías es la sensibilización de la población con respecto al uso responsable de las mascarillas y su posterior gestión como residuo. Para ello, los distintos gobiernos de la Unión Europea están llevando a cabo campañas de concienciación.

Mientras tanto, se siguen investigando opciones alternativas ecológicas a la vez que se mejora la gestión de estos residuos plásticos. Recuerda que la mascarilla es para protegerte a tí, no para dañar la naturaleza. Si los seres humanos no se conciencian rápidamente, es muy probable que la próxima pandemia sea la de los plásticos, sino lo está siendo ya.

Bibliografía

Una nueva especie de mosquito llega a España: ¿es tan peligrosa como dicen?

Una nueva especie de mosquito llega a España: ¿es tan peligrosa como dicen?

En la última semana muchos periódicos españoles nos alertan de la llegada de una nueva especie de mosquito al norte de la Península Ibérica. Según estos medios, este insecto invasor puede transmitir peligrosos virus como el denge, el Chuikungunya o el virus de Nilo Occidental 

Cigarras zombis: ¿un nuevo virus letal?

Cigarras zombis: ¿un nuevo virus letal?

Las cigarras o chicharras son unos insectos con un ciclo vital muy largo, aunque pasan la mayor parte bajo tierra. Algunas especies americanas tardan en emerger entre 13 y 17. Como no podía ser de otra forma en este extraño año 2020, la salida de 

Está lloviendo plástico

Está lloviendo plástico

Hace pocos años hablábamos sobre la contaminación transfronteriza o sobre la lluvia ácida, pero hoy, descubrimos que está lloviendo plástico.

Puede sonar metafórico, por las ingentes cantidades de plásticos que consumimos y desechamos, pero no. Un reciente informe del catálogo de datos científicos de Estados Unidos ha recolectado microplásticos procedentes del agua de lluvia.

Hoy en ElTurdus, hablamos sobre este último descubrimiento y de las posibles repercusiones que puede traer el hecho de que esté lloviendo plástico.

¿Cómo se ha detectado el plástico?

La USGS (Servicio Geológico de los Estados Unidos) se creó en 1879 mediante una Ley en el Congreso. Este organismo gubernamental se dedica a ofrecer información científica sobre los peligros naturales peligrosos para la vida, el agua, el suelo, el aire y otros muchos recursos naturales, de los que dependemos nosotros, los ecosistemas y la biodiversidad.

Aunque el informe de la USGS ha sido publicado este año, las muestras de lluvia fueron recolectadas en el año 2017, a través del Programa Nacional de Deposición Atmosférica. De todas las muestras estudiadas, el plástico estaba presente en el 90% de ellas, siendo necesario un aumento de entre 20x y 40x, es decir, aumentar la muestra un mínimo de veinte veces bajo el microscopio, para poder detectar los microplásticos.

Según los datos, la presencia de microplásticos provenientes del agua de lluvia está presente tanto en zonas urbanas como rurales, tiene una distribución regular.

Fotomicrografías de plásticos recolectados. Imagen extraída del estudio “It’s raining plastic” (citado en bibliografía)

Escasez tecnológica

Con la tecnología actual es imposible determinar las cantidades de plásticos que traen las lluvias. De hecho, las muestras que ofrecieron un resultado negativo en la presencia de plástico, presentaban algunas fibras transparentes que perfectamente podían ser plástico también.

Se está intentando conservar los filtros con presencia de plásticos para futuras investigaciones, cuando existan los métodos adecuados y la tecnología necesaria para su investigación.

¿De dónde procede el plástico?

Las muestras de plásticos recolectadas tienen un origen desconocido, pero no se puede obviar que el ser humano es el único productor de plásticos. Este descubrimiento abre nuevas vías para el estudio del ciclo biogeoquímico del plástico, totalmente desconocido hoy en día. Sólo tenemos constancia de pequeños descubrimientos, pero no entendemos cómo de peligroso es lo que nos espera.

Sabemos que muchos seres vivos están muriendo por culpa de la acumulación de plásticos en sus organismos y que, algunas especies, parecen jugar un papel importante en la degradación del plástico, como el krill.

Algo que está claro es que este tipo de desechos supone un antes y un después en la salud de los grandes biomas, afectando gravemente, además, al ser humano.

Albatros muerto por ingestión de plásticos.

Bibliografía

  • Wetherbee, G., Baldwin, A., Ranville, J., 2019, It is raining plastic.: U.S. Geological Survey Open-File Report 2019–1048, 1 sheet
Vencejos, aves urbanas

Vencejos, aves urbanas

Se acerca un día muy importante para los vencejos, aves urbanas que cada primavera vuelven a visitarnos y llenar nuestros cielos con maravillosos giros y piruetas. Gracias a asociaciones como Ecourbe, cada vez son más conocidas las aves urbanas, el respeto por los animales que 

La importancia de los humedales

La importancia de los humedales

¿Te has preguntado alguna vez sobre la importancia de los humedales? ¿Por qué los grupos ecologistas y algunos partidos políticos no cesan en su afán por protegerlos? Hoy en ElTurdus hablaremos sobre la importancia de los humedales y por qué debemos apoyar a esas organizaciones 

El cultivo del maíz y sus consecuencias

El cultivo del maíz y sus consecuencias

El cultivo del maíz comenzó hace unos 7.000 años, en regiones de América central y México. Actualmente, es un cultivo muy popular alrededor del mundo, sobre todo en los Estados Unidos de América, donde se cultiva principalmente para alimentar el ganado (70%), para producir biocombustible de etanol y para consumo humano. Por la gran demanda de este cereal y un incorrecto manejo del suelo, actualmente el maíz es un tipo de cultivo que contamina el aire.

En España, la estimación del área cultivada con maíz para el año 2018 fue de 332.707 hectáreas. Este tipo de cultivo exige un alto abonado y riego en momentos concretos de su producción, con todas sus consecuencias.

Hoy en ElTurdus hablaremos sobre el maíz que contamina el aire, sus consecuencias y de cómo un manejo incorrecto de este cultivo puede acarrear graves consecuencias para todos.

Mazorcas de maíz

El cultivo de maíz en España

El maíz es uno de los cultivos más presente en España, junto al olivo, trigo, cebada, remolacha azucarera o patata. Es un cultivo principalmente de regadío, necesita bastante agua, entorno a 5.200 – 6.300 m3 por hectárea, y muchísimo abonado.

La siembra del maíz se lleva a cabo en la primera quincena de abril y, la cosecha se produce entre agosto y noviembre, dependiendo si se quiere obtener forraje, grano seco o grano húmedo.

España, además, es uno de los productores de maíz Bt, suponiendo al menos un 33% de la cosecha anual. Las variadades sembradas de maiz Bt en España son variedades insecticidas (Bt 176 y Mon 810). Este maíz produce una toxina que normalmente fabrica una bacteria presente en el suelo, Bacillus thuringiensis.

Mazorca de maíz afectada por el gusano minador

Cómo el cultivo del maíz contamina el aire

En primer lugar, la calidad del aire es medida según su concentración de PM 2.5. Las PM 2.5 son partículas de menos de 2,5 micrómetros de tamaño, que permanecen mucho tiempo en el aire y son capaces de entrar por las vías respiratorias hasta llegar incluso al torrente sanguíneo, provocando la muerte prematura en animales (incluyendo al ser humano) por afecciones cardiacas y pulmonares.

El uso de productos nitrogenados como abono en el cultivo de maíz provoca un aumento de la concentración de amoniaco, que es un precursor de las PM 2.5.

Los daños provocados a la salud humana en Estados Unidos tienen un coste del 62% del precio de la tonelada de maíz en el mercado. Además, la liberación de gases invernaderos que aceleran el cambio climático provocan un gasto de entre 1,5 y 7,5 mil millones de dolares.

Contaminación del suelo y aguas subterráneas

Las necesidades mundiales de maíz han provocado que su cultivo sea un hecho permanente año tras año, con la consecuente pérdida en la calidad del suelo que debe ser constantemente abonado en grandes cantidades para obtener un máximo rendimiento del maíz.

Cuando los cultivos de maíz son abonados, parte de los compuestos son absorbidos por las plantas, aproximadamente un 35%. Pero otra parte importante, en torno al 5 o 20%, se pierde por lixiviación. Esto provoca la contaminación de los acuíferos o aguas subterráneas que, posteriormente, acabarán en ríos o lagos, provocando, como mínimo, la eutrofización de las aguas.

Es primordial buscar otra alternativa al tipo de fertilizante usado hoy en día, encontrar una mejora en la eficiencia del uso del nitrógeno y sustituir este tipo de cultivo por otros que requieran menos abono.

Suelo de un cultivo de maíz

Referencias

Bibliografía

  • Calatrava, A.C., Spiegelberg, P.S., Díaz, I.B., y Piferrer, S.J. (2018). Superficies y producciones de cultivos. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.
  • Cayuela, J. A., Fernández Luque, J. E., Moreno Lucas, F., Murillo Carpio, J. M., & Cabrera, F. (1994). Estimación de las pérdidas de nitrato en un suelo con cultivo de maíz y riego.
  • Hill, J., Goodkind, A., Tessum, C., Thakrar, S., Tilman, D., Polasky, S., & Marshall, J. (2019). Air-quality-related health damages of maize. Nature Sustainability, 1.
  • Salazar-Sosa, E., Beltrán-Morales, A., Fortis-Hernández, M., Leos-Rodríguez, J. A., Cueto-Wong, J. A., Vázquez-Vázquez, C., & Peña-Cabriales, J. J. (2003). Mineralización de nitrógeno en el suelo y producción de maíz forrajero con tres sistemas de labranza. Terra Latinoamericana21(4), 569-575.
  • Trejo-Escareño, H. I., Salazar-Sosa, E., López-Martínez, J. D., & Vázquez-Vázquez, C. (2013). Impacto del estiércol bovino en el suelo y producción de forraje de maíz. Revista mexicana de ciencias agrícolas4(5), 727-738.
El krill, otra especie a la deriva

El krill, otra especie a la deriva

Si actualmente el krill no está considerado por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como en peligro crítico de extinción es por el tamaño de la población mundial, aunque los científicos predicen que el cambio climático afectará muy negativamente al krill